Retratos a lápiz por encargo

El lápiz de sepia clara, compuesto a base de óxidos naturales de alta calidad, posee la máxima resistencia a la luz, ideal para el retrato a lápiz, fino y detallado.  Junto con el pastel blanco, se utiliza en la aplicación de luces y sombras y, combinado con pasteles de distintos colores, permite matizar el color de los ojos. Habitualmente, se utiliza con el papel gris claro Canson Mi-Teintes como soporte.

lápiz
lápiz

El lápiz de sepia solía ser un material muy apreciado por los artistas del siglo pasado para retratos, pues permitían trabajar con hermosos tonos marrones. Los retratos realizados a lápiz de sepia suelen tener una textura muy viva y cálida; los retratos por encargo realizados o bien a lápiz, o bien por una combinación de lápiz y pastel blanco, son especialmente interesantes.

Actualmente, el color sepia para pintura artística suele elaborarse con mezclas diversas de pigmentos orgánicos e inorgánicos que imitan la coloración del pigmento de tinta de sepia.  Las pinturas comercializadas como «sepia» son rojas a rojo anaranjadas, de negruzcas a semioscuras y de saturación semineutra a débil. Debajo puede verse el aspecto de algunas coloraciones sepia pictóricas, puras y aclaradas con blanco. El «marrón sepia» se usa especialmente para pintar y dibujar los retratos a lápiz por encargo.

Ir arriba